Ojos

Dra-Perez-Sevilla cirugía estética CIRUGÍA MAXILOFACIAL
LA PREOCUPACIÓN POR EL ENVEJECIMIENTO DE ESTA ZONA DE NUESTRO ROSTRO, EMPIEZA CADA VEZ MÁS PRONTO. SUELE COMENZAR DESDE LOS 20 AÑOS, FINALIZANDO ALREDEDOR DE LOS 70, YA QUE A PARTIR DE LOS 20 AÑOS COMIENZAN A MARCARSE LAS OJERAS, PROVOCANDO EN MUCHAS PERSONAS CIERTA INCOMODIDAD.

La piel del contorno del ojo es muy fina y delicada, por lo que es normal que los signos de envejecimiento comiencen en esta zona de nuestro rostro.

Esta piel posee menos cantidad de colágeno, elastina y de glándulas sebáceas, que otras zonas del rostro. Además, si combinamos esto con una exposición excesiva al sol, fatiga, el tabaco o el alcohol, es bastante probable que se vea empeorada la piel del contorno de los ojos, especialmente las bolsas de las ojeras, que tienden a oscurecerse.

El hecho de tener ojeras, aparenta una sensación de estar continuamente cansado y no es nada atractivo. Además, cuando suframos épocas de estrés o de cansancio extremos, se verán aún más marcadas.

La piel de los párpados, tanto el superior como el inferior, se deteriora con el paso de los años, perdiendo su elasticidad. De esta forma, comienzan a surgir las primeras arrugas, como las que suelen aparecer en el ángulo externo del ojo: las patas de gallo. O, también, pueden producirse manchas en esta zona de debajo del ojo, algo muy común en personas maduras.

Además de los factores genéticos, o, los propios del proceso de envejecimiento, no son los únicos factores que hacen que aparezcan en nuestro rostro los signos de la edad. Hay que tener en cuenta, otro tipo de causas como: el tabaco o la exposición solar, que pueden acelerar este proceso natural, siendo más notable en zonas tan sensibles como el contorno de los ojos.

En resumen, podemos decir que existen dos problemas en esta zona del rostro:

  • La falta de elasticidad de la piel, haciendo que la piel se vea más flácida.
  • Una deficiente sujeción del septo orbitario, que provoca que las ojeras caigan.

En general, conforme nos vamos haciendo mayores, van apareciendo signos propios de la edad. La piel tiende a perder la calidad de la que se goza en la juventud y se cae.

SOLUCIONES

Existen varios tratamiento que pueden ayudarnos a mejorar el contorno de  nuestros ojos:

Blefaroplastia: esta intervención quirúrgica tiene como objetivo corregir el párpado superior caído y las bolsas que se acumulan en la zona inferior del ojo. De esta forma, obtenemos unos ojos rejuvenecidos y mejoramos su expresión.

Blefaroláser: es la evolución de la blefaroplastia convencional. En este tratamiento, en vez de realizar incisiones manuales, se realizan mediante la utilización del Láser CO2. Consigue eliminar las bolsas y, a la vez, estira la piel del párpado superior para que no se vea caído, sin que haya que recortar la piel sobrante.

La Toxina Botulínica: puede ayudarnos a estirar la piel para eliminar las temidas patas de gallo. Esto conseguirá abrir la mirada del paciente, inyectándolo en los puntos clave del contorno ocular.

Para corregir el color de las ojeras oscuras, también es muy útil el láser de CO2. Consigue unificar el tono, al descamar sutilmente la piel oscurecida.

Nanograft: este tratamiento está indicado específicamente para mejorar las ojeras. Utiliza la grasa del propio paciente, la trata y saca de está los sustancias necesarias para después infiltrarlas. Se infiltran los factores de crecimiento y las células madre, obtenidas de la sangre previamente extraída. Esto provoca la regeneración celular de esta zona de los ojos, consiguiendo una piel mucho más joven.

Pida cita y consulte sus dudas

T. 917 024 627 
 IML · Paseo General Martínez Campos, 33. 28010 Madrid

Pedir cita

La Dra. Pérez Sevilla es miembro de importantes organizaciones de cirugía plástica

Dra-Perez-Sevilla cirugía estética facial

Dónde encontrarnos