Mini-retoques de alto impacto DESCÚBRELOS Y ÁMALOS

Mini-retoques de alto impacto DESCÚBRELOS Y ÁMALOS

Mini-retoques de alto impacto DESCÚBRELOS Y ÁMALOS

Mini-retoques de alto impacto, ¿los conoces?

Las terapias médicas para rejuvenecer el rostro siguen sorprendiendo a propios y extraños, a través de procedimientos cada vez más especializados, con resultados “fuera de serie”.

MINI-CIRUGÍA BLEFAROLÁSER mirada más joven en un abrir y cerrar de ojos 

La Dra. Gema Pérez Sevillajeja de la Unidad de Cirugía Facial de IML, nos habla de las extraordinarias mejoras que el empleo del láser de CO2 ha introducido en la cirugía enfocada en rejuvenecer la mirada. La cirugía se realiza con anestesia local más sedación suave y en 1h. se pueden eliminar los signos de la edad de ambos párpados.
Veamos cómo:
  • Párpado superior: Se empieza eliminando la piel sobrante con láser, para después despegarla del músculo orbicular. Al emplear láser CO2 no se produce sangrado, lo que minimiza la aparición de inflamación y  hematomas. Cuando hay exceso de piel, suele haber también excedente de grasa en la bolsa interna, que también el láser también permite extraer de manera no traumática y sin necesidad de seccionar el músculo orbicular sobrante. Éste se va contrayendo hasta conseguir la dimensión adecuada, para después replegarse en el párpado de modo completamente natural. No cortar el músculo evita el riesgo de seccionar demasiado y además se garantiza su funcionalidad inmediata. La sutura de la piel se realiza con un hilo muy fino, que se retira en una semana. En unos meses la línea de sutura será imperceptible.
  • Párpado inferior: La intervención se realiza también con láser CO2, en sus distintos modos: corte, coagulación o ablación fraccional. El abordaje se lleva a cabo por vía transconjuntival, es decir, por la aparte interna del ojo. Esta vía de entrada no deja cicatriz externa visible y al tiempo que permite no tocar el músculo orbicular, por lo que no hay riesgo de malposición. El láser incide en la mucosa, para acceder a las bolsas grasas que protuirán hacia el exterior, y serán fácilmente aislada y traccionadas con una pinza. El siguiente paso es la coagulación de los vasos sanguíneos adyacentes, para evitar el sangrado, y seguidamente se elimina la grasa. El tratamiento del tejido cutáneo sobrante se realiza mediante contracción con láser ultrapulsado, que al mismo tiempo elimina arrugas perioculares y manchas.

La Revolución de los HILOS

La consolidación de las técnicas médico-estéticas de rejuvenecimiento está llevando el lifting no quirúrgico hacia un perfeccionamiento insospechado hasta hace poco. El punto de inflexión definitivo ha sido la aparición de los hilos tensores, unas suturas que se colocan en el interior del tejido, y que elevan las facciones y las reposicionan. Esta técnica se realiza sin necesidad de entrar en quirófano, mediante un sencillo procedimiento con anestesia local que no suele durar más de 20 min.
El cirujano Dr. Javier de Benito es pionero a nivel mundial en el manejo de esta terapia; así que nadie mejor que él para hablarnos de los avances más recientes en la aplicación de los hilos tensores, y más concretamente de las suturas Silhouette, los hilos que él emplea.
Para establecer las posibilidades de este tratamiento es necesario diferenciar entre dos tipos de suturas:
  • Silhoute Soft Hilos tensores formados por un filamento y un microcono de sujeción, todo ello de ácido poliláctico. Se emplean para corregir el descolgamiento en pómulos, mandíbula y cuello. El hilo se introduce empleando una microaguaja, sin necesidad de practicar incisión, y se deposita a nivel superficial. El anclaje lo realiza el cono, que es la pieza encargada de inducir la formación de colágeno, lo que garantiza una sólida sujeción. Con esta terapia los rasgos se elevan y el volumen se recupera, a través del reposicionamiento del propio tejido.
  • Silhoutte Lift Estas suturas se diferencian de las soft en su composición, ya que si bien los conos son de acido poliláctico reabsorbible, el filamento es de un material permanente, de manera que puede retensarse al cabo de unos 2 años. En este caso, la colocación sí que exige practicar una pequeña incisión, que queda oculta bajo el cabello, y a través de la que se hace pasar una aguja que incorpora la sutura, encargada de tirar del tejido y lo eleva. En este caso, también son necesarios puntos de sutura de cierre. Los hilos lift se recomiendan para corregir la flacidez del rostro en todo su conjunto: los pómulos se elevan, el surco nasogeriano se atenúa y la línea de la mandíbula vuelve se refuerza. En definitiva, el rostro recupera el aspecto de hasta 10 años atrás.
Mini-retoques de alto impacto DESCÚBRELOS Y ÁMALOS